lunes, 19 de octubre de 2015

BREVE HISTORIA DE LOS VIDEOS PORNO GRATIS GAYS

Al decir “porno gay” muchos pensarán, y es comprensible, que estamos hablando de los vídeos porno gratis que están últimamente tan en auge y en los que se puede ver a dos hombres teniendo relaciones sexuales explícitas entre sí, con todo lujo de detalles y un nivel de definición al que solo le falta poder transmitir olores para que pensemos que realmente estamos siendo testigos de una sesión de sexo entre tíos en vivo y en directo, pero no, el porno gay viene de mucho tiempo atrás.

Para empezar, entendiendo que la pornografía es la representación del sexo con el objetivo de excitar al personal, sea cual sea el formato en el que se haga, ya había pornografía homosexual hace miles de años, en la Antigua Grecia, donde por cierto la homosexualidad no se veía como algo extraño ni censurable, sino que había una mirada mucho más permisiva y tolerante en cuanto a la elección de compañero sexual de cada uno. Lo que sí ocurría era que en las parejas homosexuales uno de los dos miembros era adolescente o mucho más joven que el otro, pero es algo que también sucedía en los matrimonios entre hombres y mujeres.

Pero sin viajar en el tiempo de una forma tan extrema, en el siglo XIX se inventaron la fotografía y posteriormente el cine, y desde su nacimiento existió, como subgénero, el erotismo homosexual, también llamado homoerotismo. En los Estados Unidos las leyes eran muy estrictas y severas con este tema: la sodomía era un delito, y la homosexualidad una obscenidad, por lo que cualquier representación de sexo entre dos hombres necesariamente se distribuía de forma clandestina. De hecho, hasta el año 2003 no fue declarada inconstitucional dicha ley, que hasta entonces estaba vigente en varios estados de la Unión.

Pero en los estados en los que lleva más tiempo permitido no fue hasta el año 1970 cuando se legalizaron los stag films, esto es los vídeos caseros o películas pornográficas de corta duración que se produjeron desde los inicios del siglo XX hasta entonces, y dentro de estos los que mostraban relaciones entre gays empezaron con The Surprise of a Knight, de 1929, el filme estadounidense en el que se mostraron por primera vez estas relaciones y además de forma exclusiva.



En los años 40 empezaron a introducirse contenidos homosexuales en revistas, y entre finales de los 60 y principios de los 70 se inició la distribución de fotos y vídeos xxx gay gracias a los avances de la tecnología, pero aún era algo mal visto y se hacía clandestinamente. Pero en los 60 llegó también la Revolución Sexual, las leyes se relajaron y el porno en general, que incluía el homosexual, dejó de estar prohibido. Así, en 1971, un año antes del estreno de la primera película porno comercial hetero, la célebre Garganta Profunda, se estrenaba en Nueva York el filme Boys in the Sand, la primera película porno o vídeos gay comercial, lo que de hecho la convirtió en la primera película porno en general en llegar al cine.

Los 70 fueron una década de liberación para los gays y las películas, que se proyectaban en espacios donde estos practicaban el sexo en público, así lo reflejaban. Sin embargo, aunque la industria crecía poco a poco, había dificultades para conseguir actores porno homosexuales, y es que a pesar de los tiempos que corrían la gente tenía miedo a ser reconocida y señalada con el dedo, y con los 80 llegaron también el sida y los prejuicios al respecto. Además, con la introducción del VHS el consumo de porno en general se convirtió en algo individual y se redujo drásticamente el número de salas que proyectaban este tipo de películas.


Aun así, desde la segunda mitad de los años 80 el porno gay se convirtió en una industria espectacular que atrajo también a actores heterosexuales que, por dinero, no tenían ningún problema en penetrar a otros hombres o ser penetrados por ellos. Los 90 trajeron consigo la diversificación temática o los subgéneros, la profesionalización de los actores –se generaba suficiente dinero como para que se ganaran la vida con ello- y la calidad visual, y desde los 2000 la industria ha seguido su ascenso mientras continúan los debates sobre si es correcto o no mostrar penetraciones sin condón, el llamado bareback, siendo que la pandemia del sida sigue sin solucionarse.