El Gobierno de Birmania ha organizado la primera visita oficial que permite la entrada de periodistas extranjeros al estado de Rakhine desde el comienzo de la represión contra la minoría musulmana rohingya en octubre del 2016. El Ejecutivo ha prometido promete no poner ‘restricciones’ a los periodistas, según han declarado este miércoles las autoridades del país.

Dieciocho periodistas birmanos y extranjeros de mediados de comunicación internacionales, han llegado este miércoles a Sittwe, la capital del estado de Rakhine, para participar en una visita guiada por el Gobierno a las zonas de Buthidaung y Maungdaw, en el norte. El comité también incluye en la relatora especial de Naciones Unidas, organización a quien el Gobierno niega la entrada al país.

Un encuentro sin condiciones

‘No hay restricciones en cuanto a las áreas de las cuales se puede informar’, ha declarado Thet Swe, un responsable del Ministerio de Información. ‘No hemos organizado ningún lugar para mostrar a las noticias’, ha añadido. Las autoridades birmanas han bloqueado la entrada de periodistas independientes y organizaciones de Derechos Humanos a la zona desde la escalada del conflicto.

Los reporteros estarán protegidos por la Guardia Policial Fronteriza de Birmania, un cuerpo paramilitar, según ha informado Thet Swe. Aunque el acceso a los diferentes lugares no sería restringido, ha declarado, los periodistas tienen que quedarse cerca de los agentes durante las visitas a los pueblecitos por su propia seguridad.

Un ejercicio de transparencia

La ruta de cinco días no incluye visitas a algunos pueblos donde se han documentado graves violaciones de Derechos Humanos cometidas por las fuerzas de seguridad contra rohingyas. Los periodistas sí conocerán el pueblecito de Tin May, donde estalló una bomba este domingo. El Ejército arrestó una persona y mató dos sospechosos de haber organizado el ataque, según informó el Gobierno birmano.

Thet Swe ha comunicado que el plan no estaba ‘fijado’ y que podría haber cambios en función de las condiciones climáticas y de seguridad. Los periodistas también pueden sugerir lugares, ha propuesto.

A pesar de la prohibición de entrada de una misión de Naciones Unidas para investigar las acusaciones contra el Ejército por crímenes de lesa Humanidad, la relatora especial de Derechos Humanos de la ONU, acudirá en la zona esta semana. Aunque no se espera que visite las zonas norteñas, cerca de la frontera con Bangladesh, entrevistará personas desplazadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *