Un 97% de los votantes en el referéndum no vinculante celebrado ayer en Puerto Rico han optado por la opción de convertirse en un nuevo estado de los Estados Unidos. La participación, sin embargo, ha sido de sólo un 22% porque la oposición ha boicoteado la convocatoria de la consulta por parte del gobierno y la ha tildado de ‘fracaso’.

Según que explica el diario local El Nuevo Día, 499.860 han optado por esta opción, 7.727 se han mostrado favorables a la independencia respecto de los EE.UU. y 6.764 se han pronunciado a favor de mantener el actual estatus de estado libre asociado. Este es el quinto referéndum que celebra la isla para decidir su futuro político.

Un nuevo referéndum

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, ha reivindicado que el resultado del referéndum es un ‘mensaje fuerte y claro al mundo’ y ha asegurado que es un reclamo de igualdad de derechos como ciudadanos norteamericanos. Rosselló ganó las elecciones el noviembre pasado con la prometida de convertir Puerto Rico en un nuevo estado de los EE.UU..

‘Nos corresponde ahora traer estos resultados en Washington con la fuerza que representa el cumplimiento de un ejercicio democrático, supervisado por una misión de observadores nacionales e internacionales, que han validado el proceso’, ha dicho. El Congreso de los EE.UU. es quienes tiene la potestad de decidir el estatus político de Puerto Rico. Sin embargo, la mayoría republicana en la cámara no tiene la intención de cambiar la relación actual entre los EE.UU. y Puerto Rico.

Puerto Rico ha estado bajo la tutela de Washington desde 1898, cuando fue invadido al final de la guerra entre el estado español y los Estados Unidos. Aunque los isleños recibieron la ciudadanía norteamericana el 1917, se han mantenido en un estatus semicolonial en el cual gran parte de la economía del país depende de los EE.UU..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *